Algunos tips para conocer Blanes

Blanes es una ciudad moderna y vibrante junto al mar, que todavía tiene un casco antiguo con carácter … y que está rodeada por una abundancia de naturaleza magnífica. Si te gusta estar ocupado, pero con un poco de actitud, pero no terriblemente agitado con una gran dosis de fiestas, entonces los pocos kilómetros que separan Blanes de su vecino ruidoso, Lloret de Mar, pueden ser una muy buena jugada.

El animado destino de Blanes se clasifica por las autoridades catalanas como FHD – Destino de Turismo Familiar. Es de fácil acceso desde los aeropuertos de Barcelona y Girona, ya que hay muy buenos servicios de trenes y rutas. ¿Sabías que en el 2012 National Geographic votó la Costa Brava como uno de los mejores destinos, y lo apodó como la Costa Creativa de España?

Aunque Blanes está lo suficientemente ocupada en el verano, la ciudad no ha sucumbido al turismo masivo de la proliferación de locales de hamburguesas, puestos de recuerdos, de mal gusto y jóvenes borrachos que sienten que la libertad significa no recordar la mayoría de las noches de sus vacaciones.

En Blanes, todavía hay una identidad tangible catalana, así como una flota activa de barcos de pesca. Dicho esto, Blanes no es un pequeño pueblo de pescadores sin descubrir tampoco. Hay una mezcla saludable entre la población vieja y la nueva, y de hecho la ciudad es muy popular entre los residentes de Barcelona. Para ellos, como para los turistas que desean pasar algún tiempo en Barcelona, el viaje es de aproximadamente 1 hora – 73 kilómetros.

Blanes ha sido famosa por ser un lugar orientado a la familia durante mucho tiempo, así que no fue una gran sorpresa cuando recibió la Certificado de Destino de Turismo Familiar tan codiciado en 2007. Las familias se sienten atraídas por la ciudad año tras año por la calidez de la ciudad, así como por el clima. Tiene ese algo proverbial para todos. Para los adultos, hay una escena nocturna decente con muchos bares que abren hasta tarde.

Los amantes de la comida están bien atendidos también. Como era de esperar, al ser una ciudad portuaria, tiene una sólida reputación por la calidad de sus pescados y mariscos deliciosos. Hay mercados abundantes para aquellos que les gusta cocinar ellos mismos desde la fuente de productos frescos, o para aquellos que buscan un recuerdo de su viaje a la zona.

Miles de familias y amantes de la diversión iluminan el ambiente en la localidad catalana de Blanes -que es la puerta de entrada a la Costa Brava, en el sur de la provincia de Girona. Cada verano los turistas doblan a los 40.000 habitantes de la ciudad. Algunos visitantes no quieren saber nada más que estar en la playa durante el día y los restaurantes por la noche, mientras que otros quieren explorar la belleza de la ciudad y sus alrededores tanto como sea posible. Otros tratan de llegar hacia el final de julio para echar un vistazo a las espectaculares exhibiciones de fuegos artificiales. que se dan alrededor de estas fechas – Jueves, 24 de julio hasta el domingo 27 de Julio – aproximadamente.

Las temperaturas suelen tener un tope de 30 grados centígrados durante los meses de verano y las populares playas de arena son el mejor lugar para relajarse y meterse al agua cuando se tenga ganas.

Mi playa preferida es la Blanes. La hermosa playa principal en Blanes (Playa de Blanes) es el lugar perfecto para disfrutar del sol del verano glorioso. Especialmente si se está viajando como una familia, durante el apogeo de la temporada hay un club de niños en este lugar. Esta playa de arena dorada es en realidad el principio físico de la Costa Salvaje, o como se le conoce más comúnmente – la Costa Brava.

Mi segunda preferida es la playa de S’Abanell. Esta es la mayor playa de Blanes, con más de 2300 metros de longitud. También hay un club y un montón de otras instalaciones para niños. Está justo del lado izquierdo de la roca de Sa Palomera.

Por último, la última recomendación es la playa Sant Francesc- Cala Bona. Aunque está situada a unos 2 km del centro de la ciudad, esta playa a la que a menudo se la llama Cala Bona, es una cala preciosa abrazada por pinos. Se accede a través de los jardines botánicos, pero hay otras rutas también. Esta playa de arena dorada tiene alrededor de 200 metros de largo.

Destino: Sitges, una visita obligada cerca de Barcelona

Durante los años 1950 y 60, cuando algunos otros pueblos españoles sucumbieron a un tipo diferente de turismo, Sitges continuó con su propia versión del extravagante turismo, pero elegante. La población prefiere a los visitantes adinerados de Barcelona, Gran Bretaña, Estados Unidos, Suecia y otros lugares, y opta por no ocuparse de las compañías de viajes combinados. Así ha conservado verdaderamente su propio ambiente especial.

El calendario de Sitges está repleto de festivales y eventos, por lo que la ciudad está repleta de cultura, diversión y ambiente artístico. Las calles peatonales en el centro de la ciudad están llenas de vida y son coloridas, con tentaciones de comida y bebida, y negocios que se caracterizan por su amplia variedad.

O por qué no olvidarse de los muchos negocios, monumentos y obras de arte, y simplemente hacer lo que hice, sentarme en la orilla y unirme a la gente mirando, y escuchar el mar, que en la última noche que estuve ahí fue aún más hermoso porque había luna llena.

Para amantes de la comida en Sitges… Desde la perspectiva de una entusiasta, como se podría esperar de una ciudad costera, hay un montón de pescados y mariscos que se ofrecen, pero también hay otras opciones de comida interesantes. En este viaje comí en un lugar que fue recomendado por un francés agradable, Simon, que trabaja en uno de los bares en el paseo, llamado el Salón Lux. El restaurante se llama Factor Vi (vi es la palabra catalana para el vino) y el propietario es un somellier. La comida es imaginativa y con la mejor relación calidad por su precio, con una opción de un menú de tres platos por €25 o a la carta. Hay que tener en cuenta que Lux Lounge también hace comida que se ve muy bien, pero quería probar una experiencia completa.

Sitges – Playas. Platja es la palabra local para “playa”. Los que no han estado antes en la relativamente pequeña pero perfectamente formada localidad de Sitges, lo más probable es que se sorprendan al descubrir que los turistas pueden elegir entre 17 playas para visitar. Claro que no están ubicadas en la ciudad en sí, pero todas son de fácil acceso y caen bajo el dominio de la ciudad. Cada una tiene su propio atractivo y peculiaridades, así como una amplia diferencia en los servicios. También hay playas que están más dirigidas a las familias, las playas nudistas y una gran playa gay.

Al este de Port d’Aiguadolç está la playa de Marina de Aiguadolç. Tiene 145 metros de largo por 20 metros de ancho. Resulta un destino popular tanto para los que llevan trajes de baño como para los que optan por no hacerlo. Esta playa se encuentra a 15 minutos a pie de la precedente por lo que ofrece un relativo aislamiento.

La más occidental de las playas de Sitges, Anquines, se trata de una pequeña cala que ofrece un poco de paz y tranquilidad para aquellos que quieren relajarse en el sol, lejos de las multitudes. Esta es una playa utilizada por todos los grupos y se encuentra justo en frente del Hotel Terramar. Es artificial y fue creada en la década de 1920 para el uso de los huéspedes del hotel. Flanqueado por espigones para ofrecer protección contra las tormentas, la playa está a 160 metros por 50 metros y tiene salvavidas de guardia.

Platja Balmins se encuentra en el lado oeste de Port d’Aiguadolç y es principalmente una playa nudista, compuesta de 3 calas más pequeñas entre el centro de la ciudad y el puerto. Tiene 240 metros de largo y 20 metros de ancho, y cuenta con socorristas en la asistencia, así como con otros servicios. También hay un baño de pies y duchas que son operados por tarjeta. Estas tarjetas tienen que ser pedidas en el bar de la playa y tienen un enlace simbólico pagado. Cada tarjeta viene con 400 segundos de tiempo de ‘ducha’ y el agua comienza a fluir cuando la tarjeta se coloca bajo el lector. Las tarjetas pueden ser recargadas y devueltas en el bar de la playa. Junto con Aiguadolç esta es la otra playa nudista principal de la ciudad, pero se puede usar una bikini si resulta más cómodo.

 

Cuando un viaje no sale bien

No puedo pensar en varios países que inspiren reacciones tan diversas como las de los viajeros que visitan Vietnam. Sus seguidores suelen detenerse sobre el paisaje impresionante, la intrigante cultura y su fuerte población. Sus detractores arrojan amargamente sobre el tráfico, la inseguridad, y sobre todo: la hostilidad de las personas.

Me fascina esto. ¿Qué puede ser que haga que Vietnam despierte estas reacciones? No es sólo anecdótico. Según estas estadísticas sobre turistas internacionales, estos países reciben aproximadamente la siguiente cantidad de turismo por año:

Malasia: 22 millones

Tailandia: 14 millones

Indonesia 6.9

Vietnam: 3,7 millones

Filipinas: 3 millones

Camboya: 2,1 millones

Laos: 2 millones

Para dos países tan próximos entre sí y con tanta costa, hay una diferencia asombrosa entre los 14 millones de visitantes de Tailandia y los 3,7 millones de Vietnam. Sin embargo, Vietnam tiene más visitantes que su vecino Camboya, que cuenta con el destino de Angkor Wat. Pero esto es lo que me parece más interesante de la estadística: Vietnam tiene una tasa de retorno de sólo el 5% en comparación con el impresionante 55% de Tailandia. ¿Qué podría evitar que los visitantes de Vietnam repitan su visita?

Dado que no es el tipo de cosa que la junta de turismo de Vietnam publique información, sólo tengo mi propia experiencia para informar. Y no todo es del todo agradable.

Voy a empezar diciendo que pasé muy buenos momentos en Vietnam, y vi algunas de los paisajes más hermosos de mi vida. Incluso tengo planes de volver y visitar el norte. Pero podría decir que no es mi país preferido. Articular el por qué es difícil, en el gran esquema de las cosas. Así que les comparto algunas anécdotas.

Estafas ocurren en todo el sudeste de Asia. Pero nunca había visto ninguna que se realizara con el mismo fervor que en Vietnam. El estacionamiento era un tema recurrente en particular, pero en realidad era sólo el principio. Los policías inventaban multas falsas para obtener sobornos, la admisión fue acusada por familias al azar con mesas de juego establecidas en las afueras. Era agotador mantener la guardia en alto constantemente. Y no sólo para evitar múltiples estafas, los robos simples también parecían darse en un insólito nivel. Casi cada día trajo una nueva historia de tirones o hurto violento.

Una estafa de la cual fui víctima sucedió dos veces en los balnearios. Las dos veces después de pagar por un masaje, la masajista venía a la habitación con una hoja de papel en la que solicitaba que la “evaluara”, además de comprometer una propina. La propina no es común en Asia y en los diez millones de masajes que he tenido en Tailandia ni una vez se ha esperado una, y ni mucho menos me la pidieron. Cuando expresé incomodidad con todo el asunto y se negó a escribir una cantidad, afirmó que no se le pagaba en absoluto y que recibía exclusivamente la propina como sueldo. Todo el asunto era tan estresante e incómodo que negaba el punto de haberme hecho un masaje.

El mercado en Dalat era como cualquier otro en Asia, con remolinos de colores y personas. Como de costumbre tenía mi cámara en la mano, lista para disparar cuando el momento lo ameritara. Me di cuenta de un enorme caldero de sopa de agitándose en un puesto de comida. Vi la foto en mi cabeza. Hice contacto visual con la mujer y levanté las cejas y mi cámara ligeramente, mientras señalaba con la cabeza la sopa en el gesto universal de “¿Puedo tomar una foto?” “NO NO NO” exclamó la señora, de manera tan agresiva que yo tropecé hacia atrás en respuesta.

Aproximadamente seis millones de personas se sienten atraídos por Vietnam cada año. Seis millones de personas vinieron a aprender, para dar testimonio, y para disfrutar. Estadísticamente, solamente 180.000 de ellos se divierten lo suficiente como para volver. La gente vuelve a Tailandia año tras año porque es fácil de disfrutar. Y creo que terminan prefiriendo Camboya y Laos porque a pesar de las dificultades del viaje hasta ese lugar, se ganan adeptos con el encanto y el corazón. Creo que Vietnam tiene mucho encanto, y no deberíamos juzgar a todo un país por una mala experiencia personal. Esta región tiene belleza por doquier, y mucho que ofrecer.

¿Por qué viajamos?

Viajar es algo que a los viajeros de alma nos encanta, nos quita el sueño y ni bien dejamos la valija en la puerta de casa para retomar nuestra rutina habitual, nos tiene una y otra vez pensando en nuevos destinos y nuevas aventuras.

El mundo es MUY diverso – afirmación que no pasa de obviedad, lo sé – pero éso es lo que más nos motiva a la hora de emprender una nueva hoja de ruta.

luggage-1081872_1920
¿Por qué viajamos?

A lo largo de los kilómetros que llevo recorridos me he cruzado con innumerables personajes, desde los más entrañables – a quienes hoy recuerdo sea con contacto por mail o simplemente cuando evoco ese viaje en mi memoria – hasta aquellos que superaron cualquier capacidad de asombro para mí. Éstos últimos, sin embargo, me prodigaron gran cantidad de enseñanzas o como suele decir mi madre, “cuanto más conocés, más volvés a tu centro y a tu ser original”. Esto es, en resumidas cuentas, creo una de las grandes enseñanzas de los viajes…aprender a conocer todo aquello que no queremos ser y apropiarnos de las cosas más bellas que puede ofrecer el mundo y sus habitantes.

Pero no nos desviemos más porque el título de esta entrada es ¿Por qué viajamos? y a lo largo y ancho de este artículo les quisiera contar los motivos que le encuentro yo a esta afición que siendo pequeña descubrí.

En primer lugar, creo que mi instinto viajero despertó de chica al escuchar a otros. Otros, como mi futuro  – actual yo, que amaban recordar experiencias vividas en tierras distantes. Esto lejos de simular un intento frustadísimo de mostrarse “viajados” y cultos, sumaba en muchas conversaciones una muestra de que lo vivido acá sucede, salvando algunos detalles, igual en cualquier lado del mundo y que ese anhelo de “salir de este país” para conocer otros rumbos supuestos mejores, no era tal cosa.

Esos relatores ocasiones no sólo me inspiraron sino que al escucharlos revivía las calles que caminaron, los hoteles donde durmieron y me alumbraban la mente…sentía que mi ansiedad recién estrenada ya no cabía en los límites mentales/territoriales que creía únicos; tenía que salir, ir al afuera, ver, tocar y apreciar. Sentirme ajena y al mismo tiempo, parte de la historia de nuestra geografía mundial.

Sumando esos dos primeros motivos, creo que no hay mucho más que decir. No tardé mucho en ponerme plazos, esos que usualmente – y de no ser con un viaje como meta final – se retrasarían.

Cumplir cierta edad, estar acompañada por cierta gente (porque la compañía es clave en los viajes sea algo programado o totalmente espontáneo, las personas construyen nuestras experiencias pero es algo que hablaremos en otra entrada de este blog) y tener definido dónde viajar fueron las primeras puntadas al diseño de un viaje que esperé gloriosamente.

Y hablo de este viaje como de un modelo exclusivo, como de una prenda que encontrás una única vez no porque haya sido uno (tuve la suerte de viajar a numerosos sitios y los encontré fascinantes a todos en sus diferencias) sino porque entiendo que las primeras veces con cosas muy esperadas tienen que ser perfectas.

En ese viaje al que me refiero me iba a cruzar por primera vez con ciudades soñadas desde el inicio de mi software de memoria y quería que sea perfecto.

Inspiración, decisión y gran intriga por descubrir creo que son las tres razones que puedo encontrar hoy para describir – e intentar brevemente explicar – el por qué de viajar, y cómo aún a pocas horas de haber recorrido una de nuestras provincias más bellas, ya tengo ganas nuevamente de fijar un punto en el mapamundi y salir con mi cuaderno de viaje (obvio que llevo uno por cada ruta que hago) para registrar detalles que salvan mi mundo, que lo hacen único, que lo vuelven luminoso y que, en definitiva, me ayudan a seguir creciendo en un mundo que no para de ofrecernos cosas para descubrir!

¿Y vos? Cuáles son tus razones, motivos o simplemente, una aproximación a una explicación de tener estas ganas locas de viajar todo el tiempo?

¡Contame!

 

 

 

10 destinos increíbles de América del Sur

América del Sur es el hogar de algunos de los mejores destinos turísticos del mundo. Machu Picchu, Torres del Paine, El Chaltén, Cataratas de Iguazú. Pero América del Sur tiene un montón de tesoros más allá de estos destinos estrella.

Tirá esta lista a la basura y prepará una nueva con los 10 mejores paisajes de América del Sur de los que (probablemente) nunca has oído.

1) Cerro Castillo, Chile

Algunos creen que esta montaña será “la nueva Torres del Paine”, como nuevo destino más popular de la Patagonia.

Ciertamente, tiene los ingredientes adecuados para acercar a las multitudes; agujas de roca, lagos glaciares, millas de senderismo, y más que suficiente belleza. Este castillo se encuentra en las montañas a lo largo de la Carretera Austral en la región de la Patagonia de Chile y atrae muchos menos los viajeros que en otras partes de la Patagonia.

2) Reserva Nacional Eduardo Abaroa Fauna Andina, Bolivia.

flags-594607_1920
Salar de UYUNI, un lugar al que el mundo visita

Bolivia ha sido clasificada consistentemente bajo para el turismo internacional. Pero cualquiera que haya explorado este país andino sabe que posee un buen número de paisajes espectaculares.

El salar de Uyuni es el paisaje más famoso y visitado de Bolivia. Pero escondido en la esquina suroeste encontrará árboles de piedra; lagos verdes/rojo, blanco, negro y de neón; montañas de color púrpura; y flamencos rosados. Esta reserva natural es tan hermosa como extraña.

3) Vinicunca, Perú

El arco iris en la montaña, es un paisaje típico de Vinicunca incluso la mayoría de la gente no sabe que existe.

Esta montaña estriada requiere un poco de esfuerzo llegar, ya que casi no hay información sobre cómo hacerlo por Internet o la infraestructura existente para los excursionistas es casi inexistente. Se requiere una caminata de cuatro días, e incluso entonces puede que no lo encuentres.

Pero si lo haces, se te recompensará con un amplio paisaje de color increíble.

4) Pailón del Diablo, Ecuador.

El nombre de la cascada se traduce como la caldera del diablo por las explosiones de agua por un tobogán estrecho y en un caldero hirviendo que continúa por otra serie de cascadas. Un camino empapado en agua ha sido tallada en la roca para permitir a los visitantes subir hacia arriba y detrás de la cascada y la experiencia de su poder en bruto.

5) Parque Nacional Lençois Maranhenses, Brasil.

Si las dunas de arena blanca de Lençóis Maranhenses no eran lo suficientemente hermosas, cada año durante la temporada de lluvias monzónicas inundan esta área, formando cientos de lagunas de aguas cristalinas. El agua se queda en la superficie y los resultados son una impresionante belleza de lagunas multicolores.

6) Huacachina, Perú

Haucachina es un oasis en el desierto. Fuera de la ciudad de Ica, una hermosa laguna está rodeada de palmeras y enormes dunas de arena.

7) Humahuaca y Purmamarca, Argentina.

En el desierto al noroeste de Argentina, fuera de la famosa región vinícola, existe un cañón en la montaña con un colorido paisaje. Después se pone el sol, disfrutar de la espectacular observación de estrellas. El cielo despejado muestra algunos de los mejores cielos uno puede ser testigo y las estrellas parecen como si se pudieran alcanzar y tocarlas.

cerro-colorado-447774_1920
Purmamarca es un antes y un después

8) Valle del Cocora, Colombia

Este exuberante valle en Colombia es el hogar de una extraña visión: las palmeras más altas del mundo. Palmas de 200 pies se elevan sobre este paisaje, uno de los pocos lugares del mundo en que estas palmeras crecen. Es un poco un misterioso por qué esta especie de palmeras crece tan alto, ya que no compiten con cualquier otro tipo de vegetación. Pero no hay secreto en que este valle es hermoso.

9) Villa O’Higgins, Chile

Villa O’Higgins es una pequeña ciudad en el extremo de uno de los caminos más salvajes del mundo, la Carretera Austral. Conducir a través de la Carretera Austral Patagonia chilena ya es una experiencia increíble, y terminar en esta ciudad es la manera perfecta para terminar la aventura. Villa O’Higgins está rodeado de espectaculares montañas, glaciares, campos de hielo, y lagos.

10) Valle de la Muerte, Chile

El desierto de Atacama en el norte de Chile es el desierto no polar más seco del mundo. Algunos lugares no muestran ninguna evidencia de precipitación en varios siglos. Pero este paisaje no se basa en agua para que sea hermosa. El Valle de la Muerte, en las afueras de San Pedro de Atacama, es hermoso.

Este desierto es destino obligado para los viajeros de América del Sur.

Un poco de información sobre la Isla Holbox, México

Había estado buscando un lugar que me recordara a las playas que amo tanto en Tailandia, Birmania y Vietnam.

Pensé a medida que el sol caía detrás del muelle, que por fin lo había encontrado.

Sin embargo Holbox no es para todos. Si tus vacaciones ideales son las playas mexicanas con piletas inmensas, piña colada, donde te vestís para la cena, o ir del punto A al punto B en un auto, este destino es poco recomendado.

Pero si se prefiere andar de bajo perfil, en un lugar de poca altura, donde las hamacas pivotan en la mayoría de las palmeras, con mochileros tomando y charlando, niños mayas chapoteando en el mar, y carritos de golf con calles de capas de arena, entonces no deberías buscar más.

De cualquier manera, hay que llevarse un bloqueador solar biodegradable, ya que el ecoturismo es el hilo conductor aquí.

La esbelta isla es parte de una vasta reserva ecológica que en México es llamada Yum Balam (Señor Jaguar), donde los mayas locales y sus aliados han tratado de establecer y mejorar una sociedad sostenible y económicamente viable.

Hoy en día, Holbox ( “Agujero Negro” en maya yucateco) se encuentra bajo una creciente presión de los que buscan un exceso en el desarrollo de este paraíso natural. Así que durante mi estadía intenté apoyar a las empresas locales que participan en el mantenimiento del medio ambiente y la cultura mientras que visité.

-Dónde dormir:

Hay una docena de “hotelitos” en la playa principal con techo de paja. Aunque tuve buenas referencias sobre el Hotel La Palapa y Hotel Villas Flamingos de compañeros de viaje, me quedé en Casa Las Tortugas, donde hay una colección de impecablemente cuidados, edificios de adobe con techo de paja (incluyendo uno frente a la playa con restaurante, bar, y un pequeño spa) que rodea una pileta.

Yo estaba totalmente fascinada por la carta de bienvenida “Estimado cliente” de la familia italiana que abrió el hotel en 2003 y lo ha desarrollado en un pequeño complejo turístico ambientalmente sensible. He aquí un extracto: “Esta casa fue construida para recibir a familias y amigos, recreando una atmósfera llena de color, calor y amor … Nos gustaría hacer que se sienta como una vez lo hicimos la primera vez que vino aquí, en armonía con la naturaleza que rodea a esta isla increíble “.

Misión cumplida. Con la ayuda de una decoración fresca, calmante, con camas adecuadas, dieron en el clavo con el servicio. También me gustó la prohibición del hotel sobre el agua embotellada. En lugar de ello, los huéspedes deben rellenar la jarra en distintos cuartos del lugar.

-Qué hacer:

Nadar con tiburones ballena, el pez más grande del mar es una experiencia surrealista. Miles de estas gigantes manchas marrones migran hasta el Golfo de México donde converge con el Caribe cada año, para alimentarse de plancton (¡no de personas!), desde mayo a octubre.

Yo estaba contenta de estar de vuelta en el barco, cuando una mantarraya se precipitó por sólo centímetros debajo de mis dos amigas. Por alguna razón inentendible, estaban encantadas por la visita.

Nos contaron que antes de que la biosfera de Yum Balam se formara en 1994, muchos pescadores tenían miedo de los tiburones ballena debido a su tamaño.

Ahora, unos 40 barcos salen cada día durante la temporada alta. A pesar del buen dinero que se puede hacer con la actividad de nadar con el tiburón ballena, los lugareños guardan mucho cuidado de no molestarlos. En las generaciones más jóvenes, se busca fomentar el amor a los tiburones para que sigan aquí cuando crezcan.

Además de nuestra actividad de nadar con el tiburón ballena, la excursión en barco de seis horas incluye una pausa para practicar buceo hasta el estuario del Rio Largo. Allí se puede observar cómo se alimentan bandadas de flamencos rosados, y por último, tener un almuerzo de peces recién capturados (y preparados por el personal abordo).

A partir de diciembre a abril, la isla es uno de los mejores lugares en México para practicar deportes, debido a la los vientos constantes que soplan sobre las guas costeras poco profundas, sin obstrucciones.