Uruguay, un paisaje cercano

Situado en la costa sureste de América del Sur, Uruguay es el segundo país más pequeño del continente (después de Surinam). Pero a pesar de eso, hay cientos de lugares que podrían participar de la lista de los mejores lugares para visitar en Uruguay. Una historia resumida contemplaría los rasgos inmigratorios aportados de España y Portugal, así como de Argentina y Brasil. En consecuencia, Uruguay tiene una historia cultural y arquitectónica compleja pero fascinante. Además de ser un crisol de culturas, también es una belleza natural con un montón de playas y bosques. Desde rascacielos hasta las selvas tropicales, Uruguay tiene mucho para ofrecer, tanto que se desea reservar los pasajes ¡y volar ahí inmediatamente!

No importa qué área de Uruguay se decida visitar, hay algo para todos en esta joya de América del Sur. Desde deportes acuáticos en la playa hasta ir de compras en la capital, Uruguay debería estar en la lista de visita obligada de todos.

Con un ambiente político estable, una alta calidad de vida y una actitud pacífica, Uruguay es fácilmente uno de los países más seguros del mundo para vivir en paz. Pero si sólo se lo está visitando, ¿cómo se puede saber qué lugares brillan por encima del resto? En un país de tanta paz y la belleza, ¿cómo elegir dónde ir? Antes de viajar, siempre es aconsejable consultar noticias e informes meteorológicos locales para asegurarse de que no haya sorpresas potenciales que podrían afectar el viaje.

A continuación se presentan breves esbozos sobre los highlights de Uruguay, un país caracterizado por sus increíbles paisajes, la calidez y amabilidad de la gente y sobre todo por la tranquilidad. Para todos los gustos y todas las edades, distintas localidades son perfectamente adaptables a nuestro destino turístico para planificar las próximas vacaciones.

Uno de los lugares principales para el turismo es Colonia del Sacramento, un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO. Este pintoresco pueblo vive en una península en el sur de Uruguay. Desde las calles adoquinadas de las hermosas iglesias, esta ciudad tiene una sorprendente cantidad de lugares hermosos que ofrecer dado su tamaño.

Pocitos, un distrito de la capital de Montevideo es otro destino infaltable. La zona es conocida por su hermosa playa de Playa Pocitos y el bulevar Rambla, que corre a lo largo de su longitud. Hay muchos excelentes restaurantes y tiendas a lo largo de la Rambla y la playa es nada más que arena blanca y aguas cristalinas.

Mientras se está en Montevideo, el Palacio Salvo es un edificio que bien merece una visita. Mientras que el interior se utiliza principalmente para el espacio de oficinas, el exterior es un bello ejemplo de la destreza arquitectónica de la década de 1920. ¡Incluso fue el edificio más alto de América del Sur durante décadas!

A unos kilómetros de la costa uruguaya se encuentra Isla de Lobos, que es la definición de una isla paradisíaca. Es el hogar el primer faro automatizado faro de Uruguay, por cierto el faro más alto del mundo. Toda la isla es una reserva natural, que tiene la mayor población de focas en todo el mundo.

Otra visita obligada es la de Mana de Punta del Este en Playa Brava, el hogar de una extraña escultura inspirada por el artista chileno Mario Irarrázabal. Terminada en sólo seis días, esta mano se levanta de la arena y está destinada a advertir a los bañistas contra las potenciales aguas turbulentas de la Parada 1.

Punta Colorada es una pequeña península en el distrito de Maldonado que también vale la pena de conocer durante una estadía en el país uruguayo. El complejo cuenta con algunas de las mejores playas de Uruguay: rodeado de aguas cristalinas, las playas Mansa y Brava son hermosas, tanto para los deportes acuáticos y como para natación.

Y finalmente, el mejor lugar para visitar en Uruguay es Montevideo. Tanto la capital y la ciudad más grande de Uruguay, Montevideo ha organizado todos los partidos de la primera Copa Mundial de la FIFA. Pero no es sólo historia allí para amantes del deporte; la hermosa catedral y la gran cantidad de museos pueden mantenernos entretenidos durante horas. Tiene un bello horizonte y vida nocturna muy animada, ideal para todos los gustos.

Anuncios

Tarragona, otra faceta de la hermosa Cataluña

A eso de una hora en coche de las torres de la Sagrada Familia hay un pequeño lugar cargado de historia que se conoce con el nombre de Tarragona. En esta ciudad, que está situada en la hermosa costa catalana, todavía se puede ver el legado dejado por el Imperio Romano.

Si se prefiere optar por un breve descanso de las multitudes ruidosas de Barcelona, este pequeño pero fascinante lugar bien merece una visita. Es uno de los centros históricos más importantes de España y de Europa, debido a la gran cantidad de tesoros romanos muy bien conservados que se conservan.

El anfiteatro romano dejó su marca histórica en 278 a.C., cuando se convirtió en la primera base militar en la provincia de España. Pero hoy en día es más famoso por los hallazgos arqueológicos que son increíbles. Están tan bien conservados, después de siglos de antigüedad, que en las paredes del estadio hay algunas piezas de roca en las que todavía se pueden ver los monogramas de los esclavos que la construyeron. También hay un circo romano con un laberinto de pasadizos subterráneos bien conservados, un hermoso anfiteatro con vista al mar, con los restos de una basílica visigoda en el centro y una gran cantidad de museos, inscripciones y partes de pavimentos antiguos. Con todo esto, no es de extrañar que haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

Pero Tarragona no es una ciudad que vive en el pasado. Por el contrario, es el pasado que vive en el presente. Cuando se va a uno de los numerosos bares de la zona, hay una buena probabilidad de que se alcance a ver una columna romana abandonada o el paso en el pavimento por el cual marcharon legionarios hacia nuevas conquistas.

A la segunda ciudad de Cataluña se la conoce como “el balcón del Mediterráneo” y de hecho lo es, literalmente. Una de las principales calles de la ciudad, la Rambla Nova, termina con una larga cornisa donde se puede hacer una pausa para mirar la extensión de mar espumoso. En las inmediaciones hay un montón de bares y restaurantes con mesas al aire libre, aprovechando esta ubicación privilegiada frente al mar.

Tarragona es el lugar perfecto para disfrutar de las delicias del estilo de vida mediterráneo: un vaso de vermut (la bebida típica), acompañado por la gran tradición tarraconense de tapas, pan untado con aceite de oliva y tomate (pa amb tomàquet en catalán). No se puede dejar de ir al puerto (Moll de Pescadores) para probar el pescado frito y un delicioso plato de fideos tostados rociados con salsa de ajo y aceite (rossejat de fideos). También hay muchos restaurantes modernos, especialmente en la Plaça de la Font, donde se entrelazan la cocina mediterránea y la cocina contemporánea.

Durante el verano las playas invitan a broncearse al sol y a almorzar en uno de los muchos bares de la playa donde se pueden comer tapas y beber cerveza hasta que el corazón esté contento. Pero que no se descarte una visita en el invierno. Gracias a las suaves temperaturas que llegan a la región durante casi todo el año, una visita en febrero, cuando se puede presenciar el ritual de la calçotada, es una gran experiencia. Los calçots son un tipo de cebolla dulce que brota en invierno y es justo decir que son el objeto de culto en toda Cataluña. Los lugareños comen asados rociados con salsa romesco (también muy típica de Cataluña). Comer calçots es un evento muy social, grupos de amigos suelen reunirse a disfrutar de este manjar con una buena botella de vino de la región.

Orgullosa de sus tradiciones, Tarragona es una ciudad rica en eventos culturales que tienen lugar durante todo el año. El movimiento del Modernismo catalán es evidente en la arquitectura, con numerosos edificios en la Rambla Nova obra de arquitectos famosos, como Gaudí y Domènech i Mutaner. Pero la verdadera joya de la corona modernista es el hermoso Teatro Metropol, diseñado por Maria Juiol (1807-1949).

Desde Barcelona, se puede llegar a Tarragona en tren (Renfe), que sale de la estación de Sants céntrico (demora de 40 minutos a una hora, dependiendo del tipo de tren que se toma). En coche las ciudades están unidas por la autopista AP-7 (a unos 80 kilómetros de Barcelona) y está a sólo 7 km del aeropuerto de Reus.

Todo lo que tenés que saber del Oktoberfest

Puede ser la mayor fiesta de la cerveza del mundo, pero comenzó como una fiesta de boda de un príncipe y su princesa.

Era el año 1810 en Múnich, la capital de Baviera. El príncipe heredero Ludwig se casaba con la princesa Teresa von Sachsen-Hildburgshausen, y el público fue invitado a celebrar en un gran campo a las puertas de la ciudad.

En honor a la novia, el campo fue nombrado Theresienwiese, y la pareja real y sus súbditos deben haber pasado un gran momento, porque este año cuando el alcalde Christian Ude golpee el primer barril el 19 de septiembre, dará inicio a la edición número 176 de la Oktoberfest.

A partir de entonces y hasta el domingo 4 de octubre en Theresien-wiese, ahora el centro en la actual Múnich, será una meca para los bebedores de cerveza y los asistentes a la fiesta de todo el mundo.

Mientras que para muchos es un lugar para beber y estar de fiesta, el Oktoberfest tiene una gran tradición. Se ha cancelado sólo 24 veces en los últimos 199 años, y sólo a causa de la guerra y dos brotes de cólera.

Para los ciudadanos de Munich, es una gran ocasión para vestirse con sus mejores trajes Dirndl y Lederhosen y pasear por el recinto ferial tomando cerveza.

El festival comienza con las mismas tradiciones de cada año.

A las 11 am, el desfile y gran entrada de los terratenientes de Oktoberfest y de las cervecerías. Es dirigida por un símbolo de la ciudad, el Münchner Kindl, o  Niñode Munich a caballo, e incluye a los propietarios de tiendas de campaña de cerveza y sus familias, además de carretones tirados por caballos de las cervecerías de Munich. Termina al mediodía en el recinto del Oktoberfest para el golpeteo del primer barril.

Después de que el alcalde golpee al barril, dice dos palabras que todo el mundo está esperando: “O’zapft is!” – que significa “Se golpeó!” – Y comienza la fiesta.

Las tiendas de las marcas de cerveza pueden ser tan grandes como estadios de fútbol, algunas con una capacidad máxima para 10.000 personas en las que grupos de música cantan tradicionales “canciones de taberna” alemanas. Amigos y extraños, locales y extranjeros brindan unos con otros con grandes tazas de cerveza de un litro. Ellos cantan y bailan en los bancos, con los puños llenos de las tradicionales tazas y bandejas llenas de comida.

En el Oktoberfest todo es gigantesco. Además de los más de 6 millones de litros de cerveza que se beben, 400.000 pollos, 50.000 chorizos y 450.000 salchichas de cerdo y 90 bueyes -¡enteros! serán consumidos por la multitud.

No te preocupes si no sos un gran fan de la cerveza. Cientos de miles de refrescos, cafés y tés también estarán disponibles durante los 16 días del oktoberfest.

La Wiesn, como lo llaman los lugareños, no se trata sólo de cerveza y comida. Se trata también de montañas rusas, tiovivos , ruedas de la fortuna, toboganes, columpios, casetas de tiro y laberintos. Brindando diversión para toda la familia.

Si querés que el Oktoberfest sea algo más que una fiesta de la cerveza, animate a usar el traje tradicional y a ser testigo del desfile de fusileros en septiembre 20. Y para aquellos que gustan de bandas de música, hay un concierto al aire libre con todas las bandas del Oktoberfest en el pie de la estatua gigante de Baviera el domingo 27 de septiembre, a las 11 horas (En caso de lluvia, se pospone hasta el domingo siguiente.)

Por lo tanto, si vas a la oktoberfest por la cerveza, cantar y bailar o para vivir la historia y la tradición de una e las fiestas populares más importantes del mundo, Oktoberfest es algo para experimentar al menos una vez en la vida.

A tener en cuenta:  La cerveza en el Oktoberfest se vende de 10 am a 10:30 pm los días de semana y de 9 am a 10:30 pm Sábados, domingos y el feriado del 03 de octubre. Las tiendas Käfer y Weinwirt permanecen abiertos hasta la 1 am, pero dejan de servir a 12:15a.m.

Cuando las tiendas están llenas a rebosar, los porteros impiden que entre más gente, aunque, generalmente, se puede encontrar asiento en los jardines que rodean a las grandes tiendas de campaña.